¿En qué consiste el cambio climático?

El cambio climático es ampliamente reconocido como el problema más urgente al que se enfrenta la humanidad. Sabemos que la actividad humana está calentando la Tierra. Y sabemos que tenemos el conocimiento, las tecnologías y los recursos para resolver el problema, de manera que apoyamos a las naciones y comunidades más vulnerables.

La atmósfera de la Tierra es parte de un sistema global que mantiene la temperatura del planeta dentro de un rango habitable. Desde los albores de la Revolución Industrial, los seres humanos han estado alterando la composición de la atmósfera quemando combustibles fósiles, incluyendo carbón, petróleo y gas. El dióxido de carbono (CO2) resultante se acumula en la atmósfera, creando el efecto invernadero. El efecto invernadero atrapa la energía del sol y eleva la temperatura de la Tierra, y este aumento de la temperatura es lo que la mayoría de la gente quiere decir cuando se refiere al calentamiento global o al cambio climático. Otros gases de efecto invernadero importantes son el metano producido principalmente por la producción de gas natural y la ganadería, el óxido nitroso de los fertilizantes a base de nitrógeno y los hidrofluorocarbonos.

¿Qué impacto puede tener el cambio climático sobre el planeta?

Los impactos de amplio alcance del cambio climático ya se están sintiendo: económica, ambiental y socialmente. Todos estos impactos están relacionados, de modo que el empeoramiento de un problema puede contribuir a otro. Esto significa también que la lucha contra las emisiones de gases de efecto invernadero puede generar beneficios en cascada en diferentes ámbitos.

Todavía tenemos tiempo para elegir un futuro que evite los peores impactos del cambio climático, haciendo una rápida transición a fuentes de energía renovables (increíblemente asequibles) y eliminando gradualmente los combustibles fósiles. Pero el tiempo apremia.

Ecosistemas enteros ya están cambiando, y muchas especies se están extinguiendo porque sus hábitats están cambiando más rápido de lo que pueden adaptarse. Nuestra civilización tendrá que pasar por cambios rápidos y profundos para mitigar lo peor del cambio climático y adaptarse a los impactos climáticos que ya han comenzado a ocurrir.

Pero si lo hacemos bien, la crisis climática también apunta a la oportunidad masiva de crear puestos de trabajo en una economía más justa y ecológica.

mayo 28, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *