¿El clima puede afectar a la salud?

Podría haber algo de verdad en el dicho: “Puedo sentirlo en mis huesos”. Las víctimas de la artritis dicen a menudo que pueden sentir un cambio del tiempoc uando sus articulaciones están doloridas y tiesas, mientras que quienes sufren a menudo jaquecas culpan el tiempo por un dolor de cabeza.

Cuando hace frío fuera, nos abrigamos y nos vestimos con ropa abrigada, pero cuando las temperaturas comienzan a elevarse, perdemos esas capas para que nuestros cuerpos puedan permanecer frescos. Sin embargo, resulta que el clima puede tener un efecto mucho mayor en nuestros cuerpos que simplemente calentarnos o enfriarnos. El clima frío puede desencadenar un ataque cardíaco, mientras que demasiado sol puede causar insolación.

Salud y meteorología: ¿existe relación?

Existe una gran cantidad de literatura dedicada al impacto de la variabilidad climática en el bienestar humano. La mayor parte de la investigación ha sido realizada por científicos médicos, y una pequeña parte del trabajo ha sido realizado por climatólogos. Esta sección intentará describir gran parte de la investigación relevante que se ha publicado hasta la fecha. Los temas se subdividirán en función de los fenómenos meteorológicos, ya que muchos de los manuscritos evaluados emplean una técnica de regresión para determinar los efectos de uno o más fenómenos climáticos en la salud humana.

Parece haber acuerdo general en que el clima tiene un profundo impacto en la salud humana, pero los científicos no están de acuerdo en los mecanismos precisos involucrados. Por ejemplo, algunas de las investigaciones sugieren que los eventos climáticos extremos parecen tener mayor influencia en la salud. Driscoll correlacionó la mortalidad diaria en 10 ciudades con las condiciones climáticas en enero, abril, julio y octubre y encontró que las grandes variaciones diurnas en la temperatura, el punto de rocío y la presión se asociaron con muchos días de altos niveles de mortalidad.

El clima caluroso y húmedo y las altas concentraciones de contaminantes concomitantes también fueron mecanismos que contribuyeron a ello. Otros estudios no atribuyen grandes variaciones en la mortalidad a eventos extremos, sino más bien a los cambios estacionales normales en el clima.

Fenómenos meteorológicos y mortalidad

Además, varios fenómenos atmosféricos que están indirectamente relacionados con el clima y podrían tener un impacto en la mortalidad (los más notables son los contaminantes atmosféricos y las concentraciones de polen) no están incluidos en esta revisión. Actualmente se dispone de una bibliografía parcial anotada sobre la concentración de polen, pero hay pocas investigaciones que comparen las relaciones entre el clima y el polen con la salud humana.

Las condiciones meteorológicas ejercen una gran influencia sobre las concentraciones de contaminación y la dispersión iónica y también afectan al impacto de la contaminación sobre la mortalidad y la morbilidad. Gran parte de la literatura sobre este tema ya ha sido resumida.

Gran parte de la investigación sobre temperatura-mortalidad se ha concentrado en episodios de olas de calor y frío. Parece que los extremos de clima cálido tienen un impacto más sustancial que el frío, y se han desarrollado muchos índices de “estrés por calor” para evaluar el grado de impacto de 19 variables meteorológicas diferentes con la mortalidad total y otras clases de mortalidad más específicas (causa de muerte, edad) e identificó la alta temperatura como el mecanismo causal más importante en verano.

¿Cómo afecta la temperatura ambiente al ser humano?

Muchos otros estudios apoyan esta relación entre temperatura y mortalidad. Es interesante que la mayoría de los estudios han encontrado que muchas muertes excesivas que ocurrieron durante períodos de calor intenso no fueron atribuidas a causas tradicionalmente consideradas relacionadas con el clima, como la insolación. En consecuencia, muchos investigadores continúan utilizando las cifras de mortalidad total en sus análisis, a medida que las muertes por un número sorprendentemente grande de causas parecen aumentar con el aumento de la temperatura (Applegate et al., 1981).

Aunque la mayoría de los investigadores han preferido el uso de la temperatura máxima como el principal pronosticador de la mortalidad, otros continúan utilizando la temperatura promedio diaria como su estadística meteorológica primaria. Mientras que Kutschenreuter encontró que la temperatura máxima con un desfase de 1 día era la variable predictiva más importante del clima y la mortalidad, Rogot trabajó estrictamente con la temperatura media diaria para evaluar las enfermedades cardiovasculares; otros incluso han utilizado promedios semanales.

Aquellos que usan promedios diarios citan la importancia de las noches cálidas para contribuir a la mortalidad, algo que se descuida cuando se utilizan únicamente temperaturas máximas . Sin embargo, otros reportan que los promedios diarios tienden a preguntar el efecto sobre la mortalidad de las grandes oscilaciones diarias de temperatura.

mayo 21, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *